Hoy te presentamos una opción para cambiar el look de tus paredes. Cualquier pared de tu casa puede transformarse en una pizarra y puede tener muchos usos, además de estudiar, sirve para dibujar, anotar recordatorios o el menú del día, convirtiendo así una pared aburrida y en desuso en un espacio divertido y creativo.

La pintura de pizarra es un elemento ideal para decorar y hace más práctico y creativo poder plasmar las ideas. Contamos con la versatilidad de utilizarlo infinitas veces y poder aplicarla en espacios tanto reducidos como amplios.

Necesitamos:

  • Una pared que debe estar lisa y limpia
  • Pintura Imprimación selladora al agua
  • Pintura especial para pizarra (negra o verde)
  • Un rodillo
  • Pincel o brocha ancha
  • Una cubeta de pintura

Consejos:

1- Es aconsejable aplicar una imprimación selladora al agua para evitar que el poro de la pared absorban pintura de más.

2- Para saber cuánta pintura necesitamos tendremos que medir la superficie que queremos pintar con acabado de pizarra. Después, siguiendo siempre las indicaciones del fabricante podremos hacer el cálculo aproximado.

3- Calculá que necesitarás dos manos y que, si la superficie es muy porosa, absorberá más cantidad de pintura.

4- No se puede diluir la pintura pizarra

5- Después de aplicarla, espera 7 días antes de pintar sobre la pared. De esta manera nosaseguramos que la pintura endurezca y se convierta en una verdadera pizarra.

6- Las tizas clásicas, de tipo blanco, son las más adecuadas para pintar ya que no rallan ni dejan rastros.

7- Para limpiar la tiza, utiliza un borrador de látex (que se pueden lavar con agua y jabón). Si no sale, un paño húmedo con agua.

Una solución práctica y decorativa muy utilizada en cocinas y cuartos infantiles. Las posibilidades de uso son infinitas. Animáte y hace vos también tu propia pizarra!

Posted in DIY