A María siempre le llamó la atención la relación de las personas con sus casas, su hábitat. En ese proceso de exploración encontró un don: la sabiduría de cómo hacer del espacio en el que vivimos un lugar mejor. Conozcan su historia.

  1. ¿Cómo comenzaste a relacionarte con el mundo de la decoración y ambientación?

Empecé estudiando una carrera tradicional, Diseño de Interiores, pero le terminé danto mi propia vuelta. Siempre me gustó el universo de las casas, no tanto como decoradora sino como observadora. Siempre mi interesó la búsqueda en mi casa, ser una estudiosa de eso más que una profesional.

  1. ¿Cuánto hay de nosotros en nuestras casas?

Las casas son una especie de diagnóstico de las personas, como una carta astral o un chequeo médico. La casa dice mucho de nosotros. Si no te importa, si está todo pipi cucú… el interior de las personas se traslada a cómo lucen nuestros hogares.

3 ¿Cómo nos relacionamos con nuestros espacios?

Yo me relaciono muy directamente, pero tiene que ver con cada uno. Si me siento “trabada” en algo, si veo que las cosas no me salen con fluidez, enseguida hago un cambio en mi casa.

Pero no como algo místico. Por ejemplo, hace poco fui mamá de mellizos y todo el tiempo estoy ajustando la casa a las necesidades.

  1. ¿Cómo comenzó Casa Chaucha?

Terminé de cursar la carrera y, en el marco de una crisis vocacional, me di cuenta que me gustaba más el trabajo de reportera, fotógrafa. Quería registrar todo y generar identificación, algo que resulte inspirador. Buscaba trasmitir la idea de que todo el mundo puede hacer de su casa un espacio mejor sin tener que comprar cosas o saber de ello.

  1. ¿Qué “cosas” vuelven cálido un hogar?

La iluminación sin duda es clave. No importa cuánto le pongas a la casa, si la luz es fría y dura; Las luces bajas, por ejemplo, suman mucho;  Las plantas y las telas también; Las cortinas en las habitaciones son clave. Y sin duda, tener las cosas que a uno le gustan como libros o recuerdos.

  1. ¿Nos darías un consejo para imprimir personalidad en nuestra casa?

Para imprimir personalidad, primero tenemos que descubrir quiénes somos.  Saber qué cosas nos gustan, cómo nos gusta vivir, cuáles son nuestras metas, qué cosas queremos mejorar… eso nos va a ayudar. La personalidad no se traduce en un cuadrito que compremos en un local de Palermo.

  1. ¿Qué significa “conquistar” nuestra casa?

Sin duda, nuestra casa es una batalla. “Conquistarla” es tomar el control de lo que sucede, es una actitud constructiva/productiva de mejoras para uno mismo. No son obligatorias, pero tienen mucha ganancia. Es mucho más que una casa más linda o un placard ordenado. Tiene que ver con estética y funcionalidad y va más allá de la decoración.

  1. ¿Cómo surge el libro “Conquistá tu casa”?

Surge después de un proceso largo en el que me di cuenta cómo la gente se relacionaba con el blog y el hecho de ver cosas lindas o buscar soluciones. Empecé a armar una especie de método. Conocí más de 170 casas sacando fotos para el blog y eso me acercó a las experiencias de otras personas. Vi cómo lograron convertir su casa en un súper espacio. Por otro lado, la gente se acercaba y me hablaba de su frustración en relación a su casa.  Entonces empecé a unir esos mundos de ideas y soluciones, dejando en claro que no es sólo una cuestión estética. Un método alternativo que llama a buscar lo que uno necesita, quién es uno hoy, cuál es la casa que podemos tener, estar acorde a nuestro contexto. Delinear una casa posible, que nos guste. Además, armé talleres presenciales con ejercicios, que me sirvieron para investigar. Así surgió el libro.

Podés conseguir el libro hoy en Desli: https://goo.gl/dYJCLD

  1. ¿Tenés objetos preferidos?

No comulgo con objetos específicos, de hecho en mi casa todo es bastante dinámico. No pongo nada que no me diga nada detrás, tiene que tener emoción. Mi estilo tiene que ver con algo que me mueve, no con lo meramente estético. No son objetos, son intenciones.

No importa el estilo que esté manejando, siempre tengo en mi casa luces de todo tipo, velas y plantas.

Por: Lucía Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.